Toxic Lesbian surge en 2005 como un grupo artístico y activista de lesbianas que posteriormente mantiene la perspectiva de género y de orientación sexual para realizar sus propuestas, llevándose a cabo por personas sin distinción en estas categorías. El modelo artístico de Toxic Lesbian, enmarca desde el lenguaje del arte y a través de canales virtuales y presenciales, procesos de creación e investigación mediados por las colaboraciones. Como parte esencial de sus propuestas no se generan obras que puedan tener formato comercial sino divulgable copyleft. En este sentido trabaja desde el concepto de la performance y el arte público y procesual las conexiones de mayor intensidad con el arte y los proyectos planteados. En torno a ellos elabora desde la videocreación el nexo con el lenguaje visual y desde ahí la generación de versiones documentales que integren la interacción de colectivos sociales con el proyecto y sus testimonios.